El potencial de edificación de vivienda protegida en Cataluña

Según el borrador del Plan Territorial Sectorial de la Vivienda (PTSH) y de acuerdo con la información de que dispone en su apartado 5.3, en el conjunto de Cataluña, se estima un volumen de suelo clasificado como urbano y urbanizable sobre el que se podrían construir unas 835 mil viviendas, es decir, unas 112 viviendas para cada 1.000 habitantes. El Ámbito Metropolitano es donde se encuentra la mayor proporción de este suelo, un 31% del total.

Asimismo, la legislación urbanística establece que los planes de ordenación urbanística municipal y sus modificaciones y revisiones deben reservar para la construcción de vivienda de protección pública un determinado porcentaje de techo que se califique para el uso residencial de nueva implantación, tanto en suelo urbano no consolidado como en suelo urbanizable. Además, hay que recordar que adicionalmente, los propietarios del suelo en desarrollo tienen el deber de la cesión de aprovechamiento urbanístico del sector.

El potencial de reservas de suelo para la construcción de viviendas de protección oficial

De acuerdo con la información disponible correspondiente a los 656 municipios en los que viven 6,8 millones de personas, es decir, más del 90% de la población de Cataluña, la aplicación de estas reservas sobre el planeamiento actual, sin considerar en el cómputo las llamadas áreas estratégicas, supone que el desarrollo de estos planes de ordenación urbanística generará suelo sobre los que se podrán construir más de 192.000 viviendas de protección oficial, la mayor parte de las cuales, un 72% (138.000 viviendas) , en los municipios de más de 10.000 habitantes.

La distribución de estas reservas entre los ámbitos funcionales lógicamente mantiene relación con el volumen de suelo urbano y urbanizable previsto por el planeamiento para nuevos desarrollos residenciales. El Ámbito Metropolitano, con un potencial de suelo para más de 73.000 viviendas de protección oficial, es el ámbito funcional que contiene el mayor número de reservas, en concreto, un 38% del total.

Por lo tanto, para atender la demanda de vivienda especialmente de aquellas con precio asequible, y para incrementar el parque público de vivienda de alquiler social en Barcelona, hay que considerar el Ámbito Metropolitano a los efectos de tener un solo territorio de unas dimensiones más razonables para equipararlo con otras ciudades similares en población, en diversidad de precios, etc, como Madrid, Londres, Paris, … poniendo de relieve que en este tema, la ciudad de Barcelona no puede ir sola. Adicionalmente, los patrimonios públicos de suelo y vivienda son un instrumento con un gran potencial para el desarrollo de políticas públicas de vivienda, tanto en cuanto a recursos económicos directos como activos inmobiliarios susceptibles de ser destinados a este fin.

Coyuntura del Sector. Junio 2018