La necesidad de vivienda muy por encima de la producción actual

Del informe elaborado por el Centro de Estudios Demográficos (CED) para el Plan Territorial Sectorial de Vivienda se desprende que en el período 2015 a 2030 se formarán 884.800 nuevos hogares en Cataluña. De éstas, se restarían las que previsiblemente desaparecerán (526.600) con lo que resultarían necesarias unos 358.200 nuevos hogares en el transcurso de los 15 años.

En 2015 se iniciaron en Cataluña un total de 6.176 viviendas, 8.317 fueron los iniciados en 2016 y 6.448 en la primera mitad del año 2017. Aunque la producción de vivienda va claramente en incremento, aun nos encontramos con cifras muy por debajo de las necesarias para atender la demanda.

La recuperación del sector es evidente y es constante desde que en 2013 alcanzó el mínimo histórico de las viviendas iniciadas, pero también es cierto que hasta llegar a las cantidades previstas de necesidades de hogares todavía queda un largo recorrido que pinta el escenario de colores. El bajo nivel de producción actual y el reconocimiento de una demanda insatisfecha en las zonas geográficas con un mayor volumen de población, hace necesaria una producción más intensa, aunque cabe decir, ya se perciben las primeras pinceladas.

En Cataluña, se observa como la mancha de aceite desde el núcleo más urbano se extiende. Con 6.448 viviendas iniciadas en el primer semestre del año, la producción representa un 52% más que en el primer semestre de 2016, aunque el grueso de este incremento es el reflejo de la evolución de la producción de viviendas en la provincia de Barcelona, que es la única que muestra, hasta el momento, incremento de la actividad, con un 81,9% de incremento lo que en valores absolutos corresponde a 5.663 viviendas iniciadas frente a las 3.113 del mismo periodo del año anterior.

El 15% del total de la producción de la provincia de Barcelona corresponde a la ciudad condal, el resto (85%) es la mancha de aceite, es decir, de los municipios más cercanos a la ciudad, primera y cada vez más segunda corona metropolitana. Por comarcas, destacan las más productivas, evidentemente, las de la provincia de Barcelona: el Barcelonés (1.739 viviendas), el Baix Llobregat (1.517) y el Vallès Occidental (992 iniciadas). En valores relativos, las comarcas de Cataluña donde la actividad se está concentrando más y por consecuencia gozan de unos incrementos importantes son el Garraf (+400%), el Vallès Oriental (+206,2%), el Maresme (+200,6%), la comarca de Osona (+177,1%) y el Baix Llobregat (+169,4%).

El ritmo de las viviendas iniciadas en el primer semestre del año en las provincias de Cataluña no ha sido positivo en la mayoría de ellas, sufriendo disminuciones bastante importantes las provincias de Tarragona (-55,1%) y Girona (-21,7 %) seguidas de la provincia de Lleida (-9%). Contrariamente, la evolución de las viviendas acabadas ha resultado mucho más activa. Así, crecen las acabadas en un 156% con 709 en Tarragona, un 65,2% en Barcelona con 2.334 viviendas terminadas y en Lleida, crece un 58,5% de con unos valores absolutos de 149 viviendas. Con estos resultados, queda la provincia de Girona en este primer semestre del año, con resultados negativos en comparación con el mismo periodo de 2016, tanto de las viviendas iniciadas como de las acabadas.

Por porcentajes sobre el total, la provincia de Barcelona ocupa el 88% del total de la obra iniciada en Cataluña en estos momentos, seguida de Girona (7,7% del total), Tarragona (2,3%) y la provincia de Lleida con un 2%.

Coyuntura del sector. Septiembre 2017